Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Eslabón perdido Zombie 300

¡Hola, vecinos del mundo! Un viernes más estamos de vuelta con nuestro Eslabón Perdido, aunque más bien podríamos decir que es un eslabón encontrado por la de juegos que descubrimos en nuestros escasos ratos de aburrimiento. Es el caso del juego que os propongo hoy, lleno de zombies sangrientos y sin cerebro: Zombie 300. Es posible que os estéis preguntando si la referencia del nombre tiene algo que ver con la película 300, y la respuesta es sí: como Leónidas con los guerreros, tenemos que detener oleadas de zombies que persiguen a humanos; eso sí, sin sufrir ninguna baja. Dicho así puede sonar sencillo, pero lo cierto es que a medida que avanzamos de nivel, la cosa se complica.

Nuestro objetivo es acabar con los zombis, eso ha quedado claro. Para ello, tendremos que hacer click sobre ellos a medida que van avanzando por la pantalla pero, ¡cuidado! Porque entre estos zombis come-cerebros hay también humanos a los que no debemos destruir bajo ningún concepto; si lo hacemos supondrá el fin del nivel. Las primeras pantallas son fáciles, quizá demasiado, una toma de contacto con el juego para que vayamos cogiendo la dinámica: los zombis aparecen en varias oleadas, se van añadiendo humanos, monstruos, filetes de zombie… En los niveles superiores (y hay sesenta en la versión de navegador) es muy complicado detener a todos los monstruos, pero no os preocupéis: tenemos tres vidas, por lo que se nos pueden colar tres criaturas por nivel. Lo bueno es que los creadores han pensado en lo estresante que puede ser matar cierto tipo de zombie/monstruo/bicho y han incluido una tienda en la que comprar power ups a cambio de filetes de zombie. Un buen trato, ¿no?

foto1


¿CÓMO LO DESCUBRÍ?

A decir verdad, la primera vez que me encontré con este juego no fue en un navegador, sino en su versión para dispositivos móviles, hace ya algún tiempo. Unos días atrás, dando una vuelta por Internet, me topé con esta versión de navegador que me ha resultado más fácil de jugar, aunque puede que esto sea porque tengo más destreza con el ratón que con las pantallas táctiles.


¿QUÉ TIENE DE ESPECIAL?

Al estar adaptado a los navegadores es más fácil acceder a él y también es más sencillo avanzar en los niveles, si bien la aplicación para móviles tiene alguno más. Zombie 300 es extrañamente adictivo para lo sencillo que resulta, tanto que no estaba segura de si dedicarle un eslabón o un JPC. Que me haya parecido más fácil superarlo en el ordenador me ha hecho decantarme por el eslabón. La mini tensión que hay cuando ves aparecer algo por la pantalla, piensas que es un zombie y finalmente es un humano al que espachurras sin piedad es digna de ser experimentada, os lo aseguro.


¿DÓNDE ENCONTRARLO?

Como a cada cual le parecerá más sencillo jugar a Zombie 300 en un dispositivo o en otro, os dejo todas las opciones posibles. Aquellos que, como yo, seáis más partidarios de que el puntero del ratón sea el encargado de machacar a los zombies podéis jugar desde Minijuegos. Los que estéis más acostumbrados a las pantallas táctiles, podéis descargar la aplicación desde Google Play o desde la App Store. ¡Tened en cuenta que la versión para móviles tiene modos de juego diferentes!

Zombie 300 es adictivo, divertido y además, muy accesible. Es el juego perfecto para esos momentos en los que estéis muy ocupados con cosas importantes y no seáis capaces de concentraros: ese será el momento de jugar. El problema, claro está, será que dejaréis las cosas a medias… ¡Después de matar a oleadas y oleadas de zombies!

Si jugáis, contadnos qué tal ha ido la experiencia. ¿Hasta qué nivel habéis llegado? ¿Habéis comprado algún power up en la tienda? ¿Dónde lo habéis jugado, en navegador o dispositivo móvil?

Jugad mucho y ¡hasta la próxima!