Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola, muy buenas a todos, hoy continuamos con nuestra cobertura de los juegos realizados durante la Resist Jam, cuyo propósito era el de crear juegos que lucharan contra el totalitarismo, contra los regímenes dictatoriales y contra toda coacción de libertades. Juegos que inspiraran a alzar el puño y gritar alto y claro resistiré. Títulos capaces de llenar todos los vacíos de los corazones afligidos y darles lo que más necesitan, esperanza.

El título que hoy jugamos es el creado por un estudio alicantino, un grupo de paisanos míos que han pasado de ser estudiantes a desarrolladores y se hacen llamar Inverge Studios. Gracias al programa de emprendedores de la Universidad de Alicante, Vicente Quesada, Jorge Quesada, Ana Martínez, Anna Fabrés, Javier Gerona y Pablo Martínez, son ahora un estudio capaz de crear pequeñas joyas como la que hoy disfrutamos. Algunos los conoceréis de alguna jam anterior, en la que participaron con esta genialidad.

En Wake Up nos encontramos con una narrativa interactiva de lo más interesante. Debido a que tan sólo le pudieron dedicar 48h al desarrollo, tomaron la decisión de prescindir del aspecto visual para así poder centrarse en la interfaz y una narrativa acompañada de sonidos y una historia que nos conmoverá. En pleno régimen autoritario, nos levantamos, tomamos un café y partimos camino al trabajo, donde un jefe quasi esclavista nos reprochará por llegar tarde a pesar de que no lo hagamos. Trabajaremos y trabajaremos, hasta caer extenuados.

Con la sencillez que ofrece la interfaz y los tres tipos de pulsaciones viviremos en primera persona las consecuencias de salirnos del orden establecido, nos rebelaremos, sufriremos, perderemos a nuestros amigos y nuestro trabajo. Al final nos rebelaremos, cogeremos aire y seguiremos luchando por acabar con este poder opresor que nos asfixia por todas partes. Una historia conmovedora y con una sorprendente capacidad de inmersión que te hará sufrir, sentir, llorar y erguirte en tu asiento y pulsar el ratón como si estuvieras luchando con tus propios puños.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La verdad es que al principio del juego no esperaba encontrarme con semejante carga emocional, al tratarse de varios circulitos y pulsaciones de ratón no me imaginaba que al final se me llegaran a saltar las lágrimas. Una creación del todo sublime, creo que han acertado en cada detalle y sabido explotar el fuerte del juego, su perfectamente manufacturada narrativa y unas emociones que cogen del todo desprevenido al jugador.

Como de costumbre os dejo la caja de comentarios para que nos contéis lo que os ha parecido este juego ¿lo habéis probado? ¿qué os ha parecido? ¿crees que se ajusta a la temática propuesta? La temática creo que está adaptada con sencillez, efectividad y en definitiva, perfección. El juego hace lo que tiene que hacer y lo hace muy bien. Su formato me ha sorprendido pero tal y cómo está adaptado, es capaz de hacernos sentir la opresión en el pecho, la lucha por libertad y, finalmente, el respirar libres. Si queréis probarlo podéis hacerlo desde la página del juego.

Espero que os haya gustado el artículo y nos vemos en el siguiente, ¡sed felices! ¡Adiós!