Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Review JPC Swingin Stupendo

¡Hola, vecinos del mundo! No sé si alguien habrá pillado la referencia del título, pero os aseguro que venía al caso con el juego que vengo a enseñaros hoy como muestra de JPC. No es que sea un juego basado en Moulin Rouge, la película de 2001 protagonizada por Ewan McGregor y Nicole Kidman, pero el trabajo desarrollado por Bite Size Games tiene cierto regusto circense y de teatro de variedades en su estética. Aunque quizá sea ese bigotillo a lo Harold Zidler lo que me recuerda a la cinta de Baz Luhrmann…


¿DE QUÉ VA?

En Swinging Stupendo encarnamos a un Stupendo, un jovial e intrépido acróbata a quien le entusiasma tanto su trabajo que solo vive por la emoción de su espectacular show. El problema es que Stupendo ha cruzado la línea de lo que es emocionante y lo que es una locura añadiendo electrodos a su actuación acrobática. Unos electrodos que, como podéis imaginar, acabarán el show de nuestro amigo de una forma un tanto abrupta si no tenemos cuidado al esquivarlos.

El planteamiento del juego es sencillo, pero conseguir una puntuación alta es endiabladamente difícil. Stupendo hará alarde de sus capacidades de Spiderman para sacarse cuerdas de la manga, que utilizará para colgarse del techo y avanzar en su espectáculo. Nuestra misión es llegar tan lejos como podamos, esquivando los dichosos electrodos y demás obstáculos que encontremos por el camino. ¿Cómo? Con nuestro dedo pulgar: solo tenemos que pulsar la pantalla y medir el tiempo que mantenemos ahí nuestro dedo para calcular los saltos de Stupendo: a cada golpeteo, el acróbata lanzará una cuerda diferente. Quizá con esta explicación sea un poco complicado hacerse una idea del mecanismo, pero es muy sencillo; lo complicado es avanzar… ¡Mirad el tráiler!

Los circuitos de electrodos y obstáculos no siempre serán los mismos. De hecho, tenemos dos modos diferentes: en random o aleatorio y el daily challenge, o desafío diario. El modo aleatorio ofrece aleatoriedad, como su nombre indica, dentro de unos escenarios predeterminados. Es decir, no se generan infinitamente, por lo que es más que probable que volvamos a encontrarnos con algún escenario en más de una ocasión. Esto puede ser útil, si lo pensáis detenidamente, porque podremos memorizar las trampas de cada mapa para intentar anticiparnos a ellas. El desafío diario cambia cada día, lógicamente: el circuito será el mismo durante toda la jornada.


¿QUÉ TIENE?

Una de las cosas que más me ha llamado la atención de las virguerías de Stupendo es que apenas he tenido que esperar unos segundos para volver a reiniciar la partida, lo que facilita mucho mantenerte en el mood de volver a intentar superar los obstáculos. A simple vista parece muy sencillo y, de hecho, la mecánica es bien fácil y no necesita de combinaciones extrañas. Eso sí, cuando empiezas a jugar y te das cuenta de que superarnos a nosotros mismos se convierte en un reto es el momento en el que empieza la diversión. Mis primeras actuaciones (y ya llevo casi doscientas, según me informa el juego al comienzo de cada una) han sido irrisorias, con apenas 30 ó 40 puntos. Stupendo debe estar harto de que le chamusque tan a menudo…

foto1


¿POR QUÉ ES UN #JPC?

Es bastante más adictivo de lo que parece y también una distracción perfecta. Incluso cuando no estás jugando, si tienes el móvil a la vista, pareces estar oyendo la música del show de Stupendo, llamándote en la lejanía para que dejes de hacer eso tan importante que estás haciendo y te distraigas un rato. Además, al estar disponible en Google Play y en la App Store, el juego es perfecto para ir con nosotros a todas partes: trayectos en tren, metro, autobús, e incluso para acompañarnos a ver al señor Roca.

En definitiva, no os dejéis engañar por el mecanismo sencillo del juego. No es solo golpear la pantalla con el pulgar: hay que calcular la distancia, el tiempo que mantenemos el dedo y sobre todo, hay que asumir que Stupendo acabará frito y refrito en innumerables ocasiones. Si jugáis no dudéis en contarnos qué tal ha ido, ¿cuál es vuestra máxima puntuación? ¿Habéis podido contar cuántas veces habéis chamuscado a Stupendo o han sido tantas que perdisteis la cuenta?

Jugad mucho y ¡hasta la próxima!