Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola, muy buenas a todos, hoy vengo a presentaros a una gente muy maja que tuve la oportunidad de conocer recientemente. Los que nos leéis de forma habitual ya conocéis mi profundo amor por lo retro, también sabéis que siempre me han interesado las recreativas por haber pasado gran parte de mi infancia alrededor de una y que de ser posible me montaría una en mi propia habitación.

Fruto de esa pasión siempre he tenido un ojo alerta a las posibilidades de recuperar esos momentos de infancia. Así es como me encuentro con la compañía barcelonesa Rex Arcade, la cual se dedica en cuerpo y alma a la fabricación y personalización de máquinas arcade, las típicas recreativas que todos hemos visto en bares, salones recreativos, restaurantes y otros lugares públicos. Qué dulces aquellas décadas de los 80 y 90.

gndg

Pues exactamente eso mismo es lo que nos ofrecen, una de esas máquinas arcade de un único juego puede ser toda nuestra, sólo que con nuestro toque personal y ciertas mejoras sobre sus predecesoras. En Rex Arcade podemos adquirir una máquina recreativa de entre tres tamaños, completamente personalizada con vinilos de alta calidad y con diferentes emuladores y más de 10.000 juegos, con lo que la diversión y el entretenimiento están más que asegurados.

El primero de esos tres diseños y el más pequeño es el que llaman Bartop, una arcade de sobremesa diseñada para lugares con un espacio limitado y al alcance de todos. Susceptible de llevarla con nosotros a donde queramos gracias a su poco peso y estructura compacta. En segundo lugar está la Lowboy arcade, una máquina recreativa mediana, esas en las que seguramente nos dejamos toda a paga semanal a base de partidas con los amigos, ideal para adornar el salón y amenizar las visitas. Por último está la BIG Arcade, una máquina convencional pero con los toques personales y mejoras ya mencionadas, una pieza de museo que podemos diseñar a nuestro gusto para exponer y fardar frente a nuestros colegas, además de quemarla a partidas siempre que queramos.

Si estáis interesados en alguno de los tres modelos no dudéis en pasaros por su página web, a mi me parece una idea genial el montarse una de estas para casa o la oficina, las disputas por ver quién ha de bajar la basura o hacer los recados serán los mejores momentos del día, una partida a Pang, Arkanoid, PacMan o Metal Slug. Esos son sólo unos pocos de los cientos de títulos a disfrutar.

Como de costumbre os dejo la caja de comentarios más abajo para que nos deis vuestra opinión sobre esta nueva posibilidad de entretenimiento. ¿Qué os parece este formato de juego? ¿Os llama la atención? ¿Recordáis las recreativas con cariño? Yo no puedo evitar sentirme algo nostálgico al recordar esas largas tardes en el salón de recreativos intentando superar nivel tras nivel mientras me fundía la paga de la semana.

Espero que os haya gustado el artículo y nos vemos en el siguiente ¡sed felices! ¡Adiós!