Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Kikkulia: Las Aventuras del Kikkuli, el domador de cabras

Kikkuli no es un top model, no enamora a primera vista, por su aspecto. Kikkuli es como Cyrano de Bergerac, enamora por su personalidad, por su trato, por su amabilidad, simpatía e inteligencia.

Tras el telón

Mi nombre es Alejandro Guerrero, y soy de Andalucía, y dentro de ella de una de las regiones que ocuparon los míticos tartesios. Me gusta pensar que no soy el típico —valiéndome de las palabras de Antonio Machado para expresarlo mejor– andaluz de pandereta, andaluz mueble, jactancioso, hiperbolizante, amigo de lo que brilla y de lo que truena, si no una, al menos pretendida, antítesis de ello.

Junto con algunas ayudas escasas, puntuales y bastante esporádicas de amigos, entre ellos Víctor Marzo (programador), Antonio Terrazas (grafista, diseñador), Raúl Fernández (dibujante/diseñador), soy el que está detrás del grupo de desarrollo KSC GAMES. KSC es el acrónimo de Knight of the Sad Countenance, o Caballero de la Triste Figura, uno de los sobrenombres del enjuto soñador que luchaba contra molinos de viento creyéndolos gigantes.

Al igual que Don Quijote se empeñó en vencer a los gigantes que no eran gigantes, me he propuesto hacer KIKKULIA, un videojuego indie mezcla de rpg con hack&slash pero haciendo parodia de ellos.

Lo hago en mis ratos libres, tras el trabajo, robándole horas a mi ocio, o mejor dicho, convirtiendo el propio desarrollo en mi única actividad lúdica, encerrándome como un ermitaño y renunciando a toda vida social con tal de parir el juego de la forma más completa y más decente posible, aún con la precariedad de medios con los que cuento.

FOTO1

¿Qué juego presentas? 

Kikkuli, el domador de cabras, y su historia

Kikkuli subsiste como puede en la montaña con su pequeño rebaño de cabras en un mundo arbitrario, tiránico y cruel. Pertenece a la raza de los Finos, la raza más numerosa pero sometida completamente al dominio de los otros, los Redondos. Los que, pese a estar en minoría, controlan los recursos y someten a la mayoría a su capricho, exprimiéndoles a base de impuestos y apenas dejándoles lo justo para mal vivir.

Se consuela de su miseria pensado en su particular Dulcinea, de nombre Tanaya, la de los cabellos de oro. Sueña quiméricamente con que algún día ella lo ame a él tanto como él ya la ama a ella, y vive seguro de que cuando ambos compartan desdichas serán pese a todo felices.

Pero toda su fantasía se derrumba por completo cuando, un día que va al pueblo, se entera de que Tanaya ha sido enviada al Inframundo en sacrificio, a fin de complacer a la Bestia, y les propicie de la tan necesaria fertilidad de los cultivos y del ganado para el pueblo.

Al trastocarse, pues, sus esperanzas, monta en cólera, y cegado por ella se decide a ir al Inframundo, enfrentarse a los monstruos y a la Bestia, y rescatar a Tanaya.

Su furia no provoca, como la de Aquiles, el de los pies ligeros, pavor. Al contrario. En su mundo todos piensan que Kikkuli es un esmirriado incapaz de vencer ni al más blandengue, de modo que ni pensar en que pueda derrotar las bestias y monstruos del Inframundo.

Por eso cuando saben de su propósito todos se ríen y burlan de él, alimentando su ira, haciendo que saque fuerzas de donde no hay, ingenio donde no existe, y habilidades que no le corresponden. Sólo así sería capaz de conseguir lo que todos en su mundo consideran imposible: viajar al Inframundo y salir con vida de allí. ¿Lo conseguirá?

Desarrollo por capítulos

En principio y para no eternizar su presentación, Kikkuli y su historia saldrá al mercado por capítulos. El primero como muy tarde a finales de este año, para ir sacando en los meses siguientes el resto (8 en total) cada pocos meses hasta completar el juego. Planeo sacarlo al menos en Android, iOS, y PC/Mac.

FOTO2

¿Dónde nace la idea del juego? 

El embarazo y el nacimiento de Kikkuli, señor de cabras

Hace unos años, en mi juventud, estuve involucrado en el desarrollo indie de videojuegos. Las circunstancias de la vida me hicieron abandonar ese mundo por completo. Pero la cabra siempre tira al monte, y hace un par de años empecé a trastear con el motor Unity, del que tanto había oído hablar. Al principio lo hacía sin pretensiones, por el puro placer del conocimiento. Pero poco después coincidió que recibí un email de un viejo compañero de batallas (Víctor Marzo), en el que me envió unas pruebas simples que había estado haciendo para un rpg, también con Unity. Con ellas venía implícita la propuesta de hacer uno, pequeño pero decente. Pese a la locura de la propuesta, dados nuestros parcos medios, la acepté.

Los dos hace unos meses empujamos a Kikkuli a dar sus primeros pasos en el mundo, tímidos, inseguros, como los de un recién nacido. Poco después Víctor abandonó el proyecto paulatinamente, dejándome sólo en él, pero con el mismo empeño de no dejarlo en la estacada, y de hacerlo crecer hasta verlo convertido en un adulto, acabado y cabal.

¿Qué hace destacar a tu juego? ¿Tiene algún rasgo diferenciados?

Kikkuli al desnudo

La idea, el trasfondo de Kikkulia y sus personajes, bebe de cientos de horas echadas en juegos de todo tipo, se alimenta de días perdidos viendo películas clásicas, y respira gracias a los millones de palabras leídas en centenares de libros de todo tipo.

No tiene ropas lujosas, ni galas de oro, para disfrazarlo con un aspecto visual llamativo, impactante, o rompedor. No brilla ni truena de forma jactanciosa e hiperbolizante.

A Kikkuli hay que conocerlo poco a poco, dejarse atrapar por su historia, por su carácter y por su gameplay diferente, mezcla de géneros, por sus personajes carismáticos, por sus diálogos, sus frases, su ironía, y el mundo en el que se desenvuelven.

Actualmente todas las imágenes que existen son de una versión de desarrollo, todas las imágenes y todo el sonido están sin editar. Y, con la idea de hacerlo lo mejor posible, están sujetas a cambios.

FOTO3

¿Porqué me deberías votar?

Dadnos una oportunidad

Por las características del producto y la carencia de medios con los que cuento, toda la ayuda que pueda obtener de todo el mundo es poca.

No pido ni puedo pedir, no está en mi carácter, que me votéis en el concurso porque sí, porque lo necesito, porque me hacéis un favor. Y con el material del que dispongo ahora mismo, posiblemente tampoco pueda convencer a nadie de ello.

Lo que sí pido al menos es que, si no quieren votarme (aunque si alguien quiere, que no se prive, jejej), que sigan el desarrollo del juego al menos. Iré mostrando sus avances y dando noticias en:

Votación para el concurso: http://upcvideogames.com/juegos/

Twitter (personal) @astrologo666

Twitter (proyecto) @KIKKULIA

Facebook (personal): https://www.facebook.com/alejandro.guerrero.1297

Facebook (proyecto): https://www.facebook.com/Kikkulia-1045404095500601/?ref=hl

Web (en construcción): http://www.kscgames.es

FOTO4