Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¡Hola! Nos presentamos: somos ‘3 Happy Tigers’, aunque en realidad ahora mismo somos un equipo de cuatro, y hacemos videojuegos. Más o menos. A falta de una mejor definición se nos podría describir como un estudio ‘indie’ en pañales. No solamente porque aún estamos empezando, sino porque como suele pasar con los niños, puede salir una criatura encantadora o un monstruo de tres cabezas (a nosotros casi que nos mola más la segunda opción).

Pero sea cual sea nuestro futuro rumbo, ahora mismo nuestro primer proyecto es un videojuego. Para facilitarnos las cosas, ninguno de los cuatro estudió un grado específico sino que somos una mezcla de graduados en Comunicación Audiovisual y Ingeniería en Sistemas Audiovisuales. Esto se traduce en una dependencia casi tan grande de los tutoriales y de San Google como de la cafeína, pero lo intentamos sobrellevar del mejor modo posible.

imagen 1

¿Qué juego presentas?

El nombre de nuestro primer juego y con el que nos hemos presentados al concurso de #3HMA es “Cubzzle“. Se trata de un puzzle para iPad en el que tendrás que ayudar a un redondo y narizudo personaje a salir del cubo en el que ha quedado atrapado: un geométrico mundo en el que no encaja. Para hacerlo, tendrás que guiarlo a través de sus coloridos niveles, buscando la salida en cada uno de ellos. Pero la solución nunca está en un solo plano, por lo que tendrás que interaccionar no solo dentro del cubo, sino también con el cubo en sí para aprovechar sus diferentes gravedades.

¿Confundido? Tranquilo, no eres el primero. Tenemos un pequeño teaser donde plasmamos la idea. El proyecto está en fase de prototipado así que el vídeo es más una ‘carta a los reyes’ que una realidad (de momento), pero sí es hacia donde nos queremos dirigir:

¿Qué hace destacar a tu juego? ¿Tiene algún rasgo diferenciador?

Que te obligará a romperte el coco y a poner en práctica tu capacidad de orientación espacial. Su característica más innovadora es la combinación del movimiento dentro del mundo – en el plano que se convierte cada vez en suelo, en una cuadrícula de 8×8, y por el que se desplazará el personaje – y el mundo en sí, gracias a las dos gravedades existentes: la que afecta al personaje (una gravedad “natural” que lo hará caer a la cara del suelo con cada giro) y a todos los demás objetos, que se mantienen pegados a su cara.

Además, está la importancia que se da a la estética y a los colores dentro del juego. Aunque se trata de un mundo cerrado y limitado, el personaje se mantiene en constante movimiento a lo largo y ancho de sus seis caras, por lo que esta estética toma aún más importancia para crear una experiencia que se base más en la reflexión y la contemplación que en la acumulación de puntos o la competitividad. Son características que no tienen nada de malo, pero que ya están presentes en tantísimos juegos (y especialmente juegos para dispositivos móviles) que creemos que podemos aportar más centrándonos en otros aspectos.

¿Dónde nace la idea del juego?

Cubzzle nació, tras muchos cafés y reuniones varias, dentro de la Universidad Pompeu Fabra como proyecto final de Tendencias del Videojuego (una asignatura de la carrera) de tres compañeras de Comunicación Audiovisual. La idea surgió de entre varios referentes y la curiosidad por crear un juego dentro un ambiente tridimensional con sus respectivas gravedades. Un challenge de lo más peculiar para tres gamers que hacía años no consumían ningún videojuego.  

Meses más tarde, y tras haber constituido nuestro trabajo de final de carrera, nos surgió la oportunidad de presentar nuestro proyecto por primera vez fuera del contexto de la universidad. Fue el empujón definitivo para decidir que queríamos llegar a convertirlo en un producto comercializable y jugable. He aquí donde adoptamos a nuestro querido Guillem (o quizás él nos adoptó a nosotras), el programador encargado de dar vida a nuestro narizudo personaje y a su colorido mundo.

¿Por qué me deberías votar?

Primero porque te lo agradeceríamos mucho. Ver que a la gente le entusiasma nuestro proyecto del mismo modo que a nosotras es genial y nos anima a tirar adelante, a seguir apostando por el mundo de los juegos indies aunque todavía estemos empezando.

Y aunque el primer premio es una meta muy ambiciosa (y lejana), incluso llegar a finalistas sería maravilloso porque nos permitiría estar el 20 de mayo en el Auditorio de 3HMA para poder compartir con todos los asistentes nuestro progreso. El proyecto aún está en fase de desarrollo así que los bugs están asegurados, pero aún así nos encantaría poder conocer las opiniones y reacciones de los jugadores e intentar que pasen un buen rato, y sobre todo mejorar para acabar ofreciendo la mejor experiencia posible. ¿Te animas? Puedes votar en http://upcvideogames.com/juegos/

Tanto si nos votas como si no (¡la competencia es brutal, y hay muchas propuestas geniales!) si tienes curiosidad puedes seguirnos en nuestro blog, o en las redes sociales (Facebook y Twitter).