Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola, muy buenas a todos, hoy no nos saltamos la sana costumbre de hablar sobre videojuegos creados bajo restricciones temáticas y de tiempo. Por lo que aquí os presento a otro de los juegos que participaron en la Global Game Jam desde la sede de Valencia, la cual está organizada por la Asociación AEV. Con ‘ritual’ como temática nos sumergimos en este peculiar viaje.

El juego ha sido desarrollado por un equipo compuesto por un total de cinco personas, de las cuales José Luis y Alba se han encargado del apartado artístico. Por otra parte Alejandro y el mismo José Luis han realizado la programación. Mientras que Groovel IC ha puesto música y efectos de sonido y Vicente ha hecho el diseño del juego.

team2_14

En Peyote jugamos a los mandos de un águila que desplazaremos por la pantalla para recolectar las diferentes runas en un viaje por variados estados de consciencia. El apartado artístico del juego es una verdadera pasada, una delicia para los ojos. Junto a los sonidos hacen un conjunto muy llamativo, esos pulsos melódicos están muy bien, aunque la música de fondo puede terminar por hacerse repetitiva. Por desgracia el juego carece de menús, textos, botón de pausa, puntuaciones, botón de salir… conforme lo ejecutamos nos carga directamente sin instrucción alguna sobre nuestro objetivo o los controles.

De modo especulativo se deduce que somos un águila (no se especifica qué ave somos) y que las runas sirven para algún tipo de ritual. Estas nos aparecerán indicadas en un recuadro a la derecha de la pantalla y conforme avancemos se irán haciendo más y más complicadas de conseguir. En los cambios de fase aparece un efecto gráfico para indicarnos que lo hemos conseguido, o al menos es lo que contextualmente se entiende, ya que poco o nada se explicita. Buen control y perfecta adaptación para el mando de Xbox. Fallar nos reinicia desde la última carga.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un pequeño detalle es que si fallas las runas no aparecen marcadas y te quedas con un recuadro blanco que desentona y pinta nada bien ahí. El nivel psicodélico es un poco extraño y, aunque entiendo la gracia que tiene, no me termina de convencer como medio de complicar el juego, más que complicarlo te marea innecesariamente, mientras que el resto del juego es una verdadera delicia visual con un gran potencial y, de seguir desarrollándose, un buen futuro.

Como de costumbre os dejo la caja de comentarios para que nos contéis lo que os ha parecido este juego ¿lo habéis probado? ¿qué os ha parecido? ¿crees que se ajusta a la temática propuesta? La temática en si misma está un poco cogida de refilón, no se incluye de manera activa y se tiene que extraer del hecho de recoger runas. Si queréis probarlo podéis hacerlo desde la página del juego.

Espero que os haya gustado el artículo y nos vemos en el siguiente, ¡sed felices! ¡Adiós!