Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Noticias One Up -- Una idea de @ngelLuisSucasas y @FranciscoMEsp -- Ejecutado por @AlpixelGames

Hola, muy buenas a todos, hoy quiero participar de vuestra mañana con una peculiar fusión de creatividad y trabajo duro puesta en marcha durante las relajadas horas de la tarde de un domingo cualquiera. Los ingredientes que aderezan nuestro entretenimiento son de la más alta calidad y paso a detallarlos para vosotros.

One Up es una idea creativa original de Ángel Luis Sucasas, periodista y escritor responsable de acercar el mundo de los videojuegos a todos los lectores de El País; y Francisco Miguel Espinosa, autor de Infernorama entre otros libros, colaborador en Ámbito Cultural y El País. Pero… ¿qué pasa cuando dos creativos con grandes capacidades de escritura se enfrentan a la creación de un videojuego? Bien sencillo, levantas el teléfono y llamas a los secuaces más divertidos y dicharacheros que uno puede echarse a la cara en este mundillo, os hablo de AlpixelGames, que entre Ludipe con la programación, Celer Gutiérrez con música y sonidos y Rubén Calles con los gráficos hacen de esta una receta perfecta para llevar a cabo un videojuego.

CRnxDDyWcAEcTBV

También hay que añadir en los créditos a Barvoodo, al que conoceréis como AC Ojeda un guionista y diseñador de videojuegos con cierta popularidad, que en esta ocasión fue nombrado el hater oficial, pero más allá de entorpecer el proceso de creación se prestó amable para echar una mano en toda esta aventura.

One Up es un juego fruto de escasas horas pero nacido de grandes ideas. En él controlaremos a un pequeño personaje a través de un total de cuatro niveles con claras instrucciones: ¡corre!, ¡salta!, ¡escapa!, ¡repite! Cada nivel nos llevará al siguiente y el último de vuelta al primero para repetir la secuencia hasta la saciedad en un juego que nos advierten que no podrá rejugarse una vez se haya terminado.

Con estas premisas parece casi imposible que el juego se termine, de hecho podemos jugarlo infinitamente si no nos paramos, pero ahí está el quid de la cuestión… en pararse es dónde encontraremos la magia de todo. El pequeño personaje se sentará, sacará un cigarro y en actitud reflexiva comenzará a darle vueltas a todo lo que le rodea, una forma de imitar el momento en el que nos paramos, miramos a nuestro alrededor y nos preguntamos sobre el funcionamiento de cuanto nos rodea, los porqué, los cómo y los cuándo que muchas noches nos acechan atentando contra nuestro descanso.

No voy a desvelar el desenlace del juego ya que podéis probarlo vosotros mismos desde su página y experimentar lo que yo. Un juego pequeño en apariencia que me ha conseguido hacer sentir, sentirme acompañado en este mundo que a veces no entiendo, acompañado en la soledad que hace sentir la derrota, pero aún más lejos, me ha hecho sentir vivo por tener aún ganas de seguir luchando a pesar de no tener respuestas para todo cuanto me rodea.

Como de costumbre os dejo la caja de comentarios más abajo para que nos deis vuestra opinión sobre este juego y la nueva experiencia que presenta. ¿Qué os parece el juego? ¿Os ha hecho sentir algo diferente? ¿Os habéis sentido extraños al interactuar con el personaje del juego? Me gusta ver que en esta industria se mueven también juegos más allá de los que venden, juegos que quieren plantearnos una narrativa diferente, conmovernos o hacer sentir algo dentro de nosotros muy diferente a lo que, por desgracia, estamos acostumbrados.

Espero que os haya gustado el artículo y nos vemos en el siguiente ¡sed felices! ¡Adiós!