Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¡Hola, vecinos del mundo! Hoy llego a la página con el último artículo dedicado a los juegos que nos presentaron en el SpeedPress del pasado mes de abril, y para cerrar esta tanda de presentaciones los protagonistas de hoy son los chicos de Campfire Games, que además ganaron el premio que ofrecía El Zerouno por votación de la prensa. Fundado en Barcelona por Fernando Suárez, Pau Terol y Jaime Bermúdez, Campfire Games se lanza a la realidad virtual con una aventura de puzles y exploración llamada Hypnos.

Foto1

Al comenzar el juego nos ponemos en la piel de un paciente con insomnio que se somete a un tratamiento experimental para tener sueños lúcidos, esos en los que puedes controlar tus acciones aunque estés dormido. Para entrar en ese mundo onírico tendremos que ponernos el casco de Realidad Virtual: de esta forma exploraremos en primera persona los sueños del protagonista en un mundo semiabierto, resolviendo puzles que irán aumentando de dificultad y pondrán a prueba nuestras habilidades para manipular el mundo de los sueños.

Pero no olvidemos que nuestro protagonista tiene insomnio, así que también tendremos que visitar su mundo real: al quitarnos el casco, el juego continuará en tercera persona. Mediante interacciones con el psicoterapeuta nuestro protagonista intentará entender más el mundo onírico y, ya de paso, averiguar por qué tiene insomnio. Podremos interactuar con objetos, mantener diálogos y tomar decisiones en las que se encontrará la mayor carga narrativa de la historia. Los dos mundos se influencian el uno al otro, y a medida que el juego avance, empezaremos a darnos cuenta de que la barrera entre ambos mundos es bastante difusa.

Lo más llamativo de Hypnos es, sin duda, la Realidad Virtual, que presenta un reto a todos los niveles: tecnológico, de arte y de diseño del juego. Los cascos de Realidad Virtual pueden resultar incómodos cuando no se está acostumbrado a su uso, pero Campfire Games ha desarrollado un sistema de control mediante el cual se evita la mayor parte de la incomodidad que supone jugar a Realidad Virtual en primera persona. Su solución para los posibles problemas que se puedan ocasionar pasa por hacer que el avatar se desplace con el joystick izquierdo, pero el giro estará vinculado a la cabeza del jugador. Campfire Games asegura que esto facilita el control del juego y la comodidad, resultando accesible tanto para jugadores más experimentados como para los más nuevos. Desde luego, ¡yo estoy deseando probar cómo funciona!

Además, el hecho de poder intercalar el mundo onírico con el mundo real (es decir, llevar el casco puesto y poder quitárnoslo) hace que el jugador se vaya acostumbrando a la Realidad Virtual de forma progresiva: es una buena forma de adaptarse a estos nuevos métodos de juego. A nivel artístico, Campfire Games ha querido diferenciar los dos mundos a través de los colores. El mundo real, por ejemplo, es más oscuro y saturado, aunque no llega a ser tétrico; el onírico, por su parte, es más colorido y alegre… Para algo es un sueño, ¿no?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La idea de Campfire Games es publicar Hypnos de manera íntegra a lo largo del próximo año, en la mayor cantidad de plataformas de Realidad Virtual posibles: Oculus Rift, HTC Vive, PlayStation VR. Sin duda, fue la novedad de la Realidad Virtual lo que más encandiló a la prensa respecto a Hypnos, pero ¿qué es lo que más os llama la atención a vosotros? ¿Os parece un proyecto ambicioso? Para mí es todo un reto como proyecto, pero si sale bien creo que puede ser un gran título para este tipo de plataformas de Realidad Virtual, así que esperaremos a 2017 para poder ver cómo avanza Hypnos.

Jugad mucho y ¡hasta la próxima!