Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¡Hola, vecinos del mundo! Soy Sonia RCaste y hoy vengo a hablaros sobre una aplicación para móviles de lo más entretenida que hará que las horas de transporte público (o de baño) se os pasen en un periquete. Se trata de Hill Climb Racing, un jueguecillo desarrollado por la compañía finlandesa Fingersoft en el que te pones en la piel (o los pedales) del piloto Newton Bill. Quizá os pueda parecer algo común, pero no es un juego de carreras corriente. ¡Ni siquiera tendréis oponentes! Pero antes de pasaros por Google Play o la App Store para probarlo, dejadme que os cuente un poco más sobre él.

¿DE QUÉ VA?

Eres Newton Bill, un joven piloto que tiene una ambición de lo más curiosa: hacer carreras cuesta arriba. Y nuestro papel en este sueño tan llamativo es ayudar a Newton a conseguirlo. Para ello al empezar contamos con un Jeep rojo muy cascado y un campo de montañas y colinas que tendremos que recorrer, haciendo unas peripecias que desafían bastante las leyes de la gravedad. Pero ese es otro tema.

En tu primer paseo cuesta arriba irás acumulando monedas que te servirán para ir haciendo mejoras a tu coche, desbloquear otros vehículos y nuevas etapas, entre las que encontramos (atención) la Luna, Marte, un planeta alienígena o un arcoíris. También algunas más comunes como el bosque, la playa o una casa embrujada. Y no os olvidéis de recoger la gasolina que vais encontrando o el pobre Newton Bill se quedará colgado entre colina y colina.

¿No te dan ganas ya de ponerte a los mandos del Jeep de Newton?

¿QUÉ TIENE?

No es el simple hecho de tener que recoger monedas o recorrer unas cuantas montañas con nuestro coche. No tiene una historia que completar ni puzzles que resolver, pero mantener el equilibrio del coche, batir tu propio récord y procurar que el piloto no se rompa el cuello (literalmente) hace que te puedas pasar horas a los pedales. La expectativa de ir descubriendo nuevos escenarios mantiene la intriga de los jugadores y aviva nuestro ansia recaudatorio… Cuantas más monedas, mejores coches y escenarios más alucinantes. Si la gravedad del mundo de Hill Climb Racing ya de por sí es extraña, os recomiendo que probéis la Luna, donde podréis dar insanas volteretas en el aire o recorrer más de un kilómetro de un salto mientras te preguntas qué diría Isaac Newton si jugase a Hill Climb Racing.

¿POR QUÉ ES UN #JPC?

Descubrí este juego tan adictivo en uno de esos momentos de lucidez en el baño y me ha parecido de lo más apropiado para esta sección. No tiene una historia que contar más que la premisa que nos ofrece Fingersoft sobre Newton Bill (estoy convencida de que el nombre del protagonista no es aleatorio) y su afán por subir cuestas con su coche. La mecánica es sencilla: tienes un pedal para acelerar y otro para frenar; es tan fácil como empezar a jugar y dejar volar el tiempo. Y no tienes por qué jugar varias pantallas seguidas, puedes entretenerte con una partida o viciarte con una detrás de otra. Y ahí reside la “jotapecidad” de Hill Climb Racing: puedes dedicarle cinco minutos o cinco horas.

Tanto si lo habéis jugado hasta la saciedad como si lo probáis por primera vez, no dudéis en decirnos qué os parece el juego y si habéis dado esos saltos infinitos en la Luna.

Jugad mucho y ¡hasta la próxima!