Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Desde la última vez que me puse a escribir han pasado muchas cosas. Buenas y malas por igual, pero quizá la más importante ha sido la propia vida. Una colisión múltiple contra la realidad que ha dejado el tráfico congestionado en cuanto a divertimento y aficiones. Sin querer entrar en muchos detalles sobre mi vida personal, diré que he visto precipitada mi salida del hogar familiar. Me he emancipado, con todas las consecuencias que ello implica.

Antes podía dedicar ocho horas al día a escribir artículos, tenía ese tiempo gracias a las responsabilidades de las que NO me tenía que hacer cargo, podía coger cualquier nota de prensa, sin filtro alguno, y convertirla en una publicación. Los que por aquí soléis estar me leíais como mínimo una vez al día. Eso ya es cosa del pasado, los buenos tiempos quedaron atrás.

A día de hoy, mientras escribo estas líneas, tengo un trabajo con el que pago el alquiler, el agua, la luz, internet, mis caprichos (pocos pero algún indie me compro de vez en cuando), seguro del coche, gasolina y comida. Un TRABAJO -para aquellos a los que el concepto les pille de nuevas- es una actividad en la que pasas un tiempo realizando unas tareas determinadas a cambio de dinero. Dinero que necesitas para pagar lo mencionado al principio del párrafo. Por desgracia GeekyJuegos nunca ha sido un TRABAJO, siempre fue un hobbie, una pasión a la que le dedicaba tanto tiempo como podía.

Es hora de un doloroso adiós, una despedida al antiguo formato con el que funcionábamos en la página, para dar paso a un ritmo de publicaciones que irá en función de las ganas y posibilidades de todos los colaboradores. No puedo prometer semanas temáticas, ni cumplir con todas las secciones semanales y mucho menos el hacerme cargo de la pila de notas de prensa que se acumulan en el correo. Seguiremos aquí, tan sólo que con un flujo de publicación muchísimo inferior, principalmente por el tiempo escaso del que dispongo. Esto no quiere decir que vayamos a desaparecer, si alguno saca tiempo para una semana o mes temático, este será publicado como hasta ahora. Lo único es que ahora no estamos en posición de prometerlos, cosa que antes hacíamos con relativa frecuencia.

Todo desarrollador indie quiere que sus juegos lleguen a Steam, que la gente pague por ellos y triunfar lo suficiente para convertir su pasión en profesión. A mi también me gustaría que esto fuera de esa manera, pero la cultura española no permite pagar por algo si puedes hacerte con ello gratis, hemos sido una herramienta de márketing para desarrolladores a coste cero y un servicio de información para jugadores a coste cero, lo cual es insostenible como un trabajo a largo plazo.

Me gustaría poder continuar con esto como lo he hecho hasta ahora, incluso llevar la página al siguiente nivel, pero no puedo hacerlo mientras no sirva para pagar las facturas.

Quiero dejar claro que este artículo no es para pedir dinero, no escribo esto para daros pena y acudir a vuestra patata de forma sentimentaloide y que me deis dos perras, no… Estoy aquí para informaros, que sepáis lo que está pasando, mantener esa transparencia que desde el principio hemos querido tener y que no os perdáis nada.

¿Si GeekyJuegos igualara el sueldo que actualmente tengo dejaría mi trabajo para dedicarme a los videojuegos? Sí, claro, sin lugar a duda. Por desgracia no lo contemplo como algo realista, pero por soñar que no quede…

Para despedirme, como es costumbre dar las gracias a los visitantes, gracias a todas y cada una de vuestras visitas es como hemos llegado a donde estamos y gracias a las que no paramos de crecer, aún con el parón vacacional que hemos tenido. Los que puedan y quieran ayudarnos económicamente, pueden hacerlo desde nuestro Patreon o con donaciones únicas en PayPal. Ya sabéis que estamos para lo que se os ocurra, dejar vuestras dudas o sugerencias en los comentarios y estaremos encantados de conversar con vosotros.

Espero que os haya gustado el artículo y nos vemos en el siguiente ¡sed felices! ¡Adiós!

______________________

Nuestra labor es posible gracias a nuestros generosos patrocinadores: Jaime y Alejandro.