Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¡Hola, vecinos del mundo! Vuelvo por la página con la añorada sección de Delorean al Pasado con un juego que no nos remonta a un pasado muy lejano si tenemos en cuenta su fecha de publicación, en octubre de 2010. Una fecha bastante cercana que, sin embargo, nos trajo un juego que nos lleva directamente a un futuro muy lejano y no muy esperanzador: el apocalipsis prácticamente ha llegado en Fallout: New Vegas.

New Vegas pertenece a la saga Fallout, pero no es una secuela de Fallout 3, el juego anterior lanzado en 2008. A decir verdad, había oído hablar de la saga Fallout antes de probar New Vegas, pero hasta que no llegaron las rebajas de Steam y me compré esta joya por dos euros y medio no me di cuenta de lo que me había estado perdiendo hasta ahora: uno de los juegos de rol que más me ha enganchado hasta el momento. Y no solo a mí, a miles de jugadores que también están fascinados con la historia ya no solo de este juego, sino de toda la saga.

Foto1 Fallout

HISTORIA/TRAMA:

Nos encontramos en el año 2281 y han pasado ya 204 años desde la Gran Guerra de 2077. El tiempo vuela, ¿eh? El mundo es muy diferente a como lo conocemos ahora: los desastres de las guerras nucleares han destruido muchas zonas del planeta y han convertido a muchos de sus habitantes en mutantes. Por suerte, la antigua ciudad de Las Vegas, rebautizada ahora como New Vegas, está bastante entera porque no recibió ataques nucleares directos. Además, aunque la mutación existe entre su población, no está muy desarrollada. New Vegas y el desierto de Mojave son lo más parecido al mundo pasado que queda en el mundo actual.

En este contexto, nosotros nos ponemos en la piel de un mensajero de la compañía de Mojave Express que recibe la misión de llevar un paquete al líder de New Vegas, el señor House. Un tipo un tanto misterioso, a decir verdad. Así pues, ¿qué clase de riesgo puede tener una misión de este calibre, en la que se incluye no solo el líder de la ciudad sino también un paquete para él? Ninguno, os estaréis diciendo. Error: nada más empezar somos asaltados por un grupo de mercenarios liderados por un tipo igual o más misterioso que el señor House. Y, como era de esperar, nos roba el contenido del paquete: una ficha de póker, de color platino. Como si atracarnos no fuera suficiente, este tipo y su banda deciden rematar la faena y nos disparan con bastante saña. Y también nos entierran. ¿Que cómo salimos de esta? Es una buena pregunta: un robot llamado Víctor nos rescata del hoyo y nos lleva a casa del doctor Mitchell, en Goodsprings.

Foto2 Fallout

Cualquiera pensaría que unos disparos tan mortales serían incurables, pero en New Vegas todo es posible. El doctor Mitchell consigue curarnos y ya aprovecha para hacernos un pequeño tutorial del juego, elegimos nuestro nombre, aspecto y los atributos SPECIAL. El doctor Mitchell nos entrega su antiguo Pip-Boy, un mono de trabajo y ya podemos ponernos en marcha para dar con la persona que casi acaba con nuestra vida.

Pero el viaje por el Yermo no va a ser pan comido, ni mucho menos. A lo largo de la aventura, a la que ya os aviso que le echaréis muchas horas, tendréis que luchar no solo contra animales mutantes (algunos de los cuales son bastante asquerositos) sino que también tendréis que andaros con ojo con las facciones. ¿Qué son las facciones? Distintos grupos que danzan por el Mojave, con unas ideas y lealtades diferentes entre sí. Algo que afecta a nuestra partida es la elección de facción: podemos aliarnos con la RNC (República de Nueva California), con la Legión del César, con Robert House o con los Servibot, pero lo más habitual es que elijamos entre la RNC y la Legión del César.

Foto3 Fallout

Cada uno de ellos tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por ejemplo, la RNC, o lo que es lo mismo, el ejército, tiene controladas muchas zonas del mapa, por lo que si decidimos ser sus aliados podremos pasear por el yermo con una cierta tranquilidad de que al llegar a un campamento militar no nos van a tirotear. Y digo pasear por el yermo con cierta tranquilidad porque si vas por ahí vestido de la RNC la Legión del César no tendrá ni pizca de compasión y hará todo lo posible por machacaros. Y creedme, son muy brutos. Ni siquiera mi pobre compañero Boone (en la foto de arriba) es suficiente en ocasiones para acabar con los miembros de la Legión del César.

Aparte de estas facciones principales encontraréis otras a lo largo del desierto, como los Grandes Khan (a los que no les hará ninguna gracia que lleguéis a su campamento con Boone de compañero, por cierto) o la Hermandad del Acero, que son con las que más he tratado. Y por otro lado, existen facciones mucho más menores, como compañías comerciales, tribus, saqueadores, pueblos, bandidos… Dependiendo de cómo te portes con ellos, tendrás amigos o enemigos a lo largo del desierto. Vamos, lo que se dice un lugar precioso y amigable para ir de aventura.

Foto4 Fallout

Jugabilidad: Una de las cosas que más me ha gustado de New Vegas es que puedo hacer prácticamente lo que quiera, ir a cualquier lugar que vea durante la partida. Eso sí, para alguien que no haya jugado antes a ningún juego de Fallout quizá el sistema Pip-Boy, los atributos SPECIAL y toda la mecánica de menús y del juego pueda resultar un poco apabullante, pero en seguida os termináis haciendo con ello.

Podemos hablar prácticamente con todos los personajes que nos encontramos; aunque sea poco, algo nos dirán seguro. Ese es otro de los aspectos que más me ha llamado la atención. En cuanto a las misiones, podemos encadenar unas con otras, tener varias a la vez e ir organizándolas como veamos, completar unas antes que otras… A veces podemos tener varias misiones activas y encontrarnos un poco perdidos. Pero una a una, se van resolviendo, ¡os lo aseguro!

Gráficos: No diría que son lo más destacable del juego, pero no desentonan para nada con él: son más que adecuados. Todos los detalles de las casas, de las ruinas, incluso de las Nuka Colas están bastante pulidos. Por lo general, todo tiene un ambiente post-apocalíptico muy bien creado.

Sonido: La música ambiente de Fallout te mete dentro de la historia, cualquier sonido te hace mantenerte alerta y te ayuda a involucrarte más en la partida. Por tanto, aunque tampoco diría que es lo más destacable del juego, al menos para mí, sí que es vital para conseguir una inmersión más profunda en la aventura.

Foto5 Fallout

New Vegas ha sido el primer juego de la saga Fallout que he probado y ha sido una experiencia totalmente recomendable. Si os gustan los mundos post-apocalípticos, los juegos de rol y los mapas abiertos, deberíais plantearos seriamente jugar a New Vegas. ¿Qué os parece la historia? ¿Os resulta llamativa? ¿Habéis jugado a algún otro juego de la saga?

Jugad mucho y ¡hasta la próxima!