Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El indie sexy de Noviembre -- Jordi de Paco -- @Deconstructeam

Hola, muy buenas a todos, hoy es día 15 y podríamos decir que alcanzamos el ecuador del presente mes, Noviembre abre las puertas de las bajas temperaturas y nos anuncia la pronta llegada de la Navidad, época de rebajas en Steam y regalos en familia. Pero para darle algo más de personalidad propia retomo la sección inaugurada el mes pasado con Jesús y os presento al indie sexy de Noviembre, él es Jordi de Paco.

Para todos esos seres de ultratumba o criaturas cavernarias que aún no conozcáis a Jordi, deciros que es el responsable de hacer realidad nuestros más endiablados sueños de entretenimiento a través de puzzles interactivos basados en decisiones, algunos lo llaman arte, otros perversa diversión… yo prefiero llamarlo por su nombre: Gods Will Be Watching, un juego en el que tendremos que tener en cuenta la estrategia detrás de cada decisión, ríete tú de las “”decisiones”” de los juegos de Telltale ¡JÁ! aquí las pasarás canutas por cada una que tomes.

Pero hoy no venimos a hablar de sus juegos, hoy venimos a hablar del creador, el sensual desarrollador que se nos presenta de manera realmente atractiva con imágenes como estas que os pongo a continuación:

Los motivos que trajeron a Jordi al mundo de los videojuegos son variados y todos ellos tienen su origen en su más tierna infancia. Desde pequeño, se ha sentido atraído por la idea de hacer sus propios videojuegos, recuerdos sazonados con la ilusión e inocencia de un niño, retazos de alguna aventura gráfica que soñó con crear y compartir. Sueños muy bonitos, pero que al igual que muchos sueños de infancia, se ven truncados por esa brusca y dolorosa pared llamada realidad. Hacer videojuegos no era tan fácil, cosa que al comprender le apartó de ese mundo y le llevó por los caminos del desarrollo web.

Cinco años de dedicado trabajo en el mundo web le llevaron a plantearse la forma en la que vivía. Me confiesa que veía un claro patrón en su vida que le llevaba de la oficina al sofá en un ciclo infinito de desidia que le terminó por aburrir, no había motivación ni alicientes para seguir. Todo ello detonó la crisis existencial que le llevó a preguntarse ‘la pregunta’, una que siempre le ha ayudado a tomar decisiones importantes:

¿Es así como quiero morir?

De no haber hecho nada esa podría haber sido su rutina para el resto de sus días, pero estaba dispuesto a cambiar eso, no quería que ese fuera su plan de existencia. En una introspección de lo más catártica volvió a mirar hacia aquél sueño de infancia, miró al mundo de los videojuegos con las ilusiones de niño y encontró que después de haberlo considerado un mundo inaccesible, habían aparecido multitud de tecnologías y motores que ponían al alcance de cualquiera la posibilidad de crear sus propios videojuegos. Sólo se exigía esfuerzo y dedicación, no hacía falta ser un genio de la tecnología.

paco desarrolla

Con ilusiones renovadas se puso manos a la obra, creó videojuegos, muchos videojuegos… aún hoy sigue haciéndolo. Tres años después de que decidiera cambiar de vida Jordi es, como él mismo se describe, el tirano implacable que dirige Deconstructeam. Director creativo y programador, game designer, escritor, community manager y cocinero. Todo un abanico de destrezas dignas de un hombre orquesta, el día de mañana podría montar un restaurante en el que la carta fuera una pequeña aventura gráfica y si no la resuelves no puedes pedir el menú y te toca comer espinacas crudas. En definitiva, podríamos decir que él es la mente pensante detrás de toda creación que sale del estudio, al que se le ocurrió que era una buena idea ponernos en la tesitura de elegir entre nuestra tripulación o nuestro perro… Sí, muy majo él.

Pero no todo es alegría en su mundo, Jordi tiene un lado oscuro, una adicción que se ha atrevido a compartir con nosotros, se confiesa adicto a crear mundos. Considera a cada videojuego como una posibilidad, una nueva ventana que le permite explorar un mundo nuevo, completamente único y especial, mundos con sus leyes y peculiaridades y que de vez en cuando nos presenta en forma de juego. Ello le confiere el poder, el poder para crear pequeños universos, cosa que encuentra realmente gratificante y algo sin lo que no puede vivir.

Jordi armor

Mis preguntas vuelan como balas en un campo de batalla y no puedo evitar preguntarle por su momento favorito, esa parte en la que crear videojuegos es algo único y especial. Todo se concentra en la chispa inicial, la cual es el momento más emocionante -me comenta-, sentarse a diseñar, pensar, elaborar la idea, escribirla y proyectarla. Todas estas fases son las más creativas y se dan al comienzo de cada proyecto, a él le resultan un desafío y una aventura de lo más divertida en la que se ve visto a prueba de forma constante.

Luego llega la parte menos “yuhuuu”, el 80% del desarrollo de un videojuego es un coñazo, un auténtico sufrimiento, un dolor muy necesario que hay que superar para que las ideas no queden en el tintero ni se las lleve el viento, si quieres que tus ideas valgan de algo tienes que pasar por este dolor placentero, parecido al de alguien que disfruta machacándose en el gimnasio. Pero en lugar de luxaciones y esguinces en los tobillos, estos se dan en el cerebro y el alma, hasta que finalmente el juego se lanza produciendo un enorme alivio, más que una recompensa.

Las metas de Jordi se han visto cambiadas recientemente, hasta hace poco su mayor meta era la de llegar a vivir de esto, ganarse la vida haciendo videojuegos, cosa que ya ha conseguido. Con dramáticas consecuencias, la puñeta mental que ha sufrido no es poca, dice que quedarse sin objetivos en la vida es un duro golpe para tu día a día. Tanto se ha visto así que no puede evitar comulgar con la siguiente frase:

Lo peor de los sueños es cumplirlos.

Pero tras la caída uno se levanta, echa la vista atrás y aprende, aprende a ponerse objetivos y en este caso ha escogido uno bien difícil de alcanzar. Ahora su sueño es el de aportar algo signifiativo a nivel de narrativa al mundo de los videojuegos. Una alta meta en la que trabajar y un camino hacia el que guiar todas las decisiones de tu día a día.

jordi expo

Jordi me cuenta que nunca está satisfecho con lo que hace y que espera no estarlo nunca. No quiere perder ese impulso que da la motivación por seguir luchando, el que sea tu pasión la que mueva los engranajes y te haga funcionar. Quiere seguir aprendiendo y mejorando en todo lo posible, cosa que no ve posible cuando se combina con la satisfacción. Cosa que entiendo perfectamente, ya que muchas veces la satisfacción llega de la mano con la calma, el quedarse confiado y relajarse quizá más de la cuenta.

Aquí tenéis a nuestro indie sexy de Noviembre, si como Jordi queréis protagonizar esta sección en alguna edición futura sólo tenéis que mandarnos vuestras propuestas a través de nuestro formulario de contacto y hacerlo antes del día 10 del próximo mes, recordad que las imágenes con las que participar deben ser, ante todas, divertidas.

Como de costumbre os dejo la caja de comentarios más abajo para que nos deis vuestra opinión sobre esta entrevista y el abordaje que hace sobre los individuos que crean videojuegos. ¿Conocéis a Jordi? ¿Habéis podido tratar con él? Espero que en la próxima feria en la que os lo encontréis os acerquéis a saludarle y conocer a esta mano de peluche, que a pesar de decir que dirige con mano de hierro, más bien lo hace desde el respeto y al aprecio mutuo. Para mi ha sido todo un honor el haber podido retratarle de forma tan cercana y quiero agradecerle su predisposición a ser nuestro sexy del mes.

Espero que os haya gustado el artículo y nos vemos en el siguiente ¡sed felices! ¡Adiós!

_____________________

Portada por: Alberto Rico | Twitter