Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¡Hola, vecinos del mundo! En muchas ocasiones, seguramente más de las que pensamos, los videojuegos nos han ayudado a aprender, de una manera o de otra. Muchos de nosotros somos más ágiles gracias a las imposibles combinaciones de controles, algunos bailamos mejor (o eso queremos pensar) gracias al Just Dance; incluso hemos aprendido inglés gracias a un sinfín de títulos que no estaban traducidos. Que los videojuegos tienen una función didáctica, entre otras, está bastante claro. Pero hoy os traigo una aplicación que precisamente mezclando en cierta manera los juegos con la enseñanza nos ayuda a mejorar nuestro nivel de idiomas: se trata de Duolingo.

Surgido en 2011 a través de Luis von Ahn y Severin Hacker, profesor y estudiante respectivamente, Duolingo nos propone el aprendizaje de uno o varios idiomas simultáneamente a través de diferentes niveles, aspecto en el que reside la gamificación de la aplicación. Desde la versión en español se puede aprender inglés, francés, italiano, alemán, portugués y catalán con cursos completos, pero la comunidad de usuarios de Duolingo participa creando y desarrollando nuevos cursos, por lo que la aplicación está en continuo desarrollo. Por ejemplo, los cursos de guaraní y esperanto se están incubando actualmente y estarán completos en breves.

foto1 cursos duolingo

Al comenzar con nuestra aventura de aprendizaje, lo primero que tenemos que saber (y que Duolingo nos explica antes de seleccionar el idioma que queremos perfeccionar), es que lo que vamos a aprender será a través de unidades, subiendo niveles como si se tratara de un juego, acumulando puntuación y tratando de superar las lecciones sin perder vidas. Eso sí, si queréis que vuestro progreso se vaya guardando, tendréis que haceros una cuenta. Una tarea sencilla: bastará con introducir un nombre de usuario y un correo electrónico válido.

Una vez que seleccionamos el primer idioma que queremos aprender, el paso siguiente es marcarnos un objetivo para cumplir diariamente: desde estudiar cinco minutos al día, a estudiar veinte. Aunque he de admitir que esto es bastante relativo, porque Duolingo no mide el tiempo que dedicas, sino la experiencia que ganas: es decir, que si te marcas un objetivo de diez minutos al día, lo que en realidad te pide es que obtengas 10 puntos de experiencia. Lo que tarde cada uno en conseguirlos, es diferente. De todas formas, la meta diaria puede cambiarse más adelante en las opciones.

Al comenzar con el idioma que hayamos querido practicar, tenemos dos opciones: podemos empezar desde cero si, por ejemplo, no tenemos ni idea del idioma que hemos escogido, o tenemos la posibilidad de hacer una prueba de nivel para que Duolingo se adapte a nosotros según nuestras respuestas. No os preocupéis, de todas formas: la prueba son unos cinco minutos y nos piden cosas sencillas como traducir frases escritas o incluso oídas. Una vez concluido el examen, nos dicen nuestro nivel de inglés y el nivel de fluidez, y ya podemos comenzar a sumar días a nuestra racha diaria por cada día que practiquemos. ¿Que para qué sirve la racha diaria? Aparte de para controlar cuándo y cuánto practicamos, podemos conseguir lingots, es decir, monedas. Conseguimos lingots gracias a nuestros logros y en la tienda nos permiten personalizar el aprendizaje: podemos adquirir protectores de racha por si algún día se nos olvida practicar, hacer apuestas para conseguir más lingots, ponerle ropa al búho que da imagen a la aplicación y, lo que he encontrado más interesante, adquirir unidades extra, como modismos, refranes y piropos (en el caso del inglés).

En definitiva, Duolingo me parece una muy buena opción de aprendizaje gratuito. El hecho de tener incentivos como desbloquear los niveles según avanzamos, el tema de las vidas, o la opción de poder adquirir nuevas lecciones a través de los lingots le da ese aspecto de juego, aunque no sea un juego en sí. La aplicación está disponible de forma gratuita tanto en Google Play como en la App Store, pero también podéis seguir practicando desde su página web.

Si la probáis contadnos qué os parece, ¿con qué idioma habéis empezado? ¿Lo encontráis difícil? ¿Qué es lo más positivo que le veis a Duolingo?

Jugad mucho y ¡hasta la próxima!