Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¡Hola, vecinos del mundo! Como ya sabéis, el pasado 15 de abril tuve el placer de asistir al Zerouno SpeedPress, un evento organizado en el mítico edificio Telefónica Flagship Store en plena Gran Vía. Allí conocí a varios estudios que estaban presentando sus propuestas en los cuatro estresantes minutos de los que disponían, y hoy me toca daros a conocer a una de las propuestas más fuertes de las presentadas: Drakenlords, un juego de cartas coleccionables al más puro estilo de las noventeras Magic, pero para dispositivos móviles. Un homólogo más actual: ¿quién no conoce Hearthstone? De hecho Isabel Tallos, cofundadora del estudio Everguild junto con su hermano, confesó ser una acérrima fan de los torneos de Hearthstone, hasta que se dieron cuenta de que había cosas que ellos habrían mejorado y se decidieron por lanzar su propio juego de cartas.

A través de un mundo de fantasía oscura, tendremos que crear nuestra baraja, escoger las cartas y lanzarnos a la lucha, entre un sinfín de estrategias. Pero para diferenciarse de sus competidores, Drakenlords tenía que tener algo que ellos no ofrecieran: por ejemplo, más complejidad, que los jugadores más duros de Hearthstone encontrasen en Drakenlords un verdadero desafío.

FOTO1 DRAKENLORDS

Por ejemplo, muchos de los esbirros disponibles tienen habilidades activas y los héroes tienen un árbol completo de habilidades activas, pasivas y defensivas, que se van desbloqueando a medida que adquirimos experiencia. Y esto conlleva a que el abanico de estrategias posibles aumente de forma considerable. La profundidad de juego es palpable, y es que se han querido inspirar en los RPG de los años 80 a nivel estético, con una hoja de perfil por cada personaje, o el hecho de que aparte del PvP, Drakenlords tiene un modo de juego que nos permite ir descubriendo su trasfondo histórico. Es decir, Drakenlords se presenta como algo más que un simple juego de cartas: es una propuesta potente no solo en su diseño, tanto estético como a nivel de jugabilidad, sino que también tiene muy en cuenta la implicación de la comunidad de fans. A través de eventos y torneos (de fin de semana o cada dos semanas, por ejemplo) el contenido se va actualizando continuamente, permitiendo a los jugadores avanzar en la historia y enfrentarse a una gran cantidad de nuevos retos. Y no solo eso: el contacto con los jugadores será constante a través de newsletters, del grupo de jugadores de Facebook o su página web oficial.

Una de las cosas que destacó Isabel durante sus cuatro minutos fue la introducción de la tienda, un elemento que quieren acercar a los usuarios. Estos dispondrán con cajas de diez sobres, dentro de cada uno de los cuales habrá cinco cartas. La novedad es que dentro de alguno de esos diez sobres siempre habrá una carta legendaria o mítica. Es decir, que los jugadores van a lo seguro y dejamos a un lado el azar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si hay algo especialmente destacable de Drakenlords es su adaptación a los dispositivos móviles, que son su plataforma nata. Pero la forma en que han optimizado el juego para los dispositivos aún me sorprende y me agrada a partes iguales: el juego se concentra en 60 Mb en Android, una cifra infinitamente más asequible que los 3 Gb que utiliza Hearthstone. A mí, particularmente, Hearthstone no me ha funcionado bien en el móvil, lo cual es un problema de accesibilidad. Con Drakenlords eso se queda atrás: el juego funciona en todos los dispositivos que tengan 1 Gb de RAM en adelante y, por lo general, no dará problemas en dispositivos más pequeños gracias a sus partidas cortas de no más de ocho minutos.

Ya podéis uniros a la comunidad Drakenlords descargando el juego desde Google Play y los poseedores de dispositivos iOS no os preocupéis, pues estará disponible próximamente. Y a vosotros, ¿qué os parece Drakenlords? ¿Creéis que es una apuesta potente? En mi opinión es un serio competidor para Hearthstone, pues Everguild no solo consigue mejorar los puntos en los que falla HS a nivel de dificultad y jugabilidad, sino que además mejora la optimización de la aplicación en los teléfonos móviles, algo que realmente se agradece.

Jugad mucho y ¡hasta la próxima!