Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

GameJamUA VI Crónica de las 48 horas de desarrollo -- #GameJamUAVI

Hola, muy buenas a todos, durante el pasado fin de semana pasamos a visitar las instalaciones de la Universidad de Alicante en las que se celebraba la Game Jam UA en su sexta edición, nos gustó tanto el ambiente que decidimos quedarnos a pasar el fin de semana con la majísima gente que participaba y organizaba el evento. La magia empieza cuando mi compañero Daniel y yo llegamos pasadas las 5 para instalarnos en una mesa, la más apartada y desde la que teníamos una visión privilegiada de la sala, desde ahí podíamos presenciar todo lo que se cocía, oler los nervios y sentir el calor de las mentes ardientes por comenzar el desarrollo.

Tras una breve presentación a cargo de Pablo, fundador de la asociación GameJamUA junto a Roxanne, se procedió al sorteo del tema que daría vida y el pistoletazo de salida para la jam. El tema ganador fue Salchichas Asesinas. Título peculiar que los participantes con videojuegos vitorearon, mientras que los de juegos de mesa no sabían muy bien como digerir. Porque sí, habéis leído bien, en esta edición también participaban juegos de mesa, todo un reto para el escaso tiempo disponible.

Cada equipo corre a sus mesas, comienza la lluvia de ideas y nosotros recuperamos nuestra posición ventajosa para observar el proceso de creación. Algunos directamente empiezan a desarrollar por tener una idea ganadora, otros se devanan los sesos y durante la tarde del viernes se empiezan a ver modelados en las pantallas de algunos jammers, otros cambian de ideas una decena de veces y en ocasiones se tiran de los pelos al no saber qué hacer.

Los nervios se sazonan con una cuenta atrás que se muestra en la pantalla del proyector, para que todos sean conscientes de lo que les queda y lo que aún tienen por delante. A ratos se van levantando para hacerse las fotos que veréis en los artículos de sus juegos, todos salen sonrientes ajenos a las duras horas de poco sueño que les quedan aún por delante.

La primera noche pasa sin pena ni gloria, cuando nos vamos a eso de las 4 de la mañana aún había gente trabajando en las mesas y otros habían optado por tomarse un ligero sueño en las camas hinchables que se habían traído expresamente para la ocasión. Muchas ganas de trabajar y la ilusión por las nubes junto a un ánimo que me sorprendió ver tan estable durante todo el evento.

Nuestra necesidad de descanso nos lleva a dormir de más, por lo que no es hasta las 10 que no aparecemos por la jam. Por suerte, a media noche del día anterior nos hicimos una ronda por todas las mesas preguntando por las ideas que tenían en mente y sobre las que muchos ya habían comenzado a desarrollar. Un par de ellas eran diferentes a las que vimos esa mañana, riesgos del desarrollo apresurado.

El sábado transcurre con normalidad, unos con las ideas bien claras se ponen manos a la obra con el juego y tras un exitoso prototipo siguen a pico y pala para darle la forma que finalmente tendrá su propuesta. Yo tuve la oportunidad de ayudar en el testeo de uno de los juegos de mesa, con el que me lo pasé en grande y estuve hasta la hora de la comida.

Los suministros son indispensables para mantener cuerpo y mente despiertos tanto tiempo.

La tarde la pasé dando vueltas y viendo cómo iban los proyectos, algo que se hacía patente con cada hora menos en el contador era el cansancio, algún que otro loco no durmió ni un solo minuto, algo insalubre pero que a pesar de ello les mantuvo con un ritmo de desarrollo constante. Alguno se habían pegado 14 horas de desarrollo ininterrumpido y aún les quedaba otras tantas horas por delante. Algo que todos ellos tenían en común era una sonrisa en la cara cuando me acercaba a hablar de lo que andaban haciendo, les pedía probarlo o que me mostraran lo que llevaban ya desarrollado.

Quiero hacer hincapié en lo simpáticos que todos fueron y lo bien que me trataron todos, gente maja, desbordante de talento y muy amigable. El final de la tarde y parte de la noche lo pasé con el otro equipo de desarrollo de juegos de mesa con el que pude divertirme muchísimo y con los que descubrí que tenía muchas aficiones en común, lo cual aumentó la diversión de la partida.

Para sorpresa de todos los asistentes, la organización nos agasajó con unas exquisitas pizzas que devoramos como si no hubiéramos visto comida en años. Un ambiente colaborativo se respiraba en la sala, unos se acercaban a las mesas de otros para comentar lo que tenían entre manos e intercambiar impresiones.

Esa noche decidí no perderme nada y acampé en una esquina junto a mi mesa para estar en todo momento a un paso de todos los juegos que se estaban creando. La ronda de la mañana me dejó ver la calidad a la que apuntaban los participantes, con unos acabados que empezaban a lucir realmente bien.

A estas alturas todos arrastrábamos una cantidad de sueño algo peligrosa, de hecho, algún participante cayó en coma tras casi 40 horas de trabajo ininterrumpido, una verdadera bestialidad que no todos los cuerpos y mentes están preparados para soportar. Los juegos ya tenían una forma casi acabada, conforme se acercaba la hora límite los nervios se hacían más patentes, todo el mundo luchaba contrarreloj para terminar todo lo que les fuera posible, mucho nervio canalizado en ser lo máximo productivos que se pudiera. Últimos retoques, pulir detalles, quitar fallos de última hora y llega el cierre con las 6 de la tarde, caducan las 48 horas de tiempo límite y todos suben sus juegos a la plataforma, graban un pequeño video y en el acto de clausura explican al resto lo que han hecho y el funcionamiento de su proyecto.

La verdad es que todos y cada uno de los participantes demostraron ser unas verdaderas máquinas, talento concentrado en cada una de las gotas de sudor que derramaron durante el último día. Ya lo dije, pero no me importa volver a repetirlo, estoy tremendamente agradecido por la acogida que me hizo la organización de GameJam UA, agradecido a todos y cada uno de los participantes por responder a mis preguntas en todo momento, agradecido por el trato cordial y afable con el que me encontré. Ha sido una experiencia que me encantaría repetir y espero volver a ver a muchos de los desarrolladores que he conocido durante este fin de semana.

Ahora es mi turno, ahora me toca a mí sudar. Mi jam empieza aquí y ahora, desde mañana y hasta que no queden juegos, vamos a publicar un artículo sobre cada uno de los participantes, hablando sobre los creadores y las creaciones, para que podáis ver igual que yo he visto, todo lo que han sido capaces de crear durante un fin de semana.

Como de costumbre os dejo la caja de comentarios para que me digáis lo que os ha parecido esta crónica de evento, si os llama la atención alguna de las cosas que os comento o si os gustaría conocer más sobre otros detalles. ¿Qué os parecen este tipo de eventos? ¿Os gustan los juegos indies gratuitos? Espero que la respuesta a esta pregunta sea un sí rotundo, porque os voy a presentar el talento hecho entretenimiento de un total de 14 grupos, así que ¿preparados para disfrutar?

Espero que os haya gustado el artículo y nos vemos en el siguiente, ¡sed felices! ¡Adiós!