Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola, muy buenas a todos, hoy comenzamos el día con uno de los juegos participantes en la sede local de la Global Game Jam. Debido a mi proximidad con esta sede tuve el placer de acercarme y poder ven en plena acción a los diferentes desarrolladores que para este fin de semana se habían reunido. Organizados por la GameJam UA y afrontando la temática asignada para el evento, ‘Ritual’.

Los creadores del juego que hoy protagonizan este espacio son Héctor Linares Pérez, Joaquín Ferreras Torralba y Francisco José Gallego Durán. Los tres han creado la mayor parte de los assets, la música, código y concepto del juego. También mencionar que todos ellos forman parte del que supongo como estudio Cheesetea y terminaron la jam alzándose con el primer puesto de entre todos los participantes de la sede, así que estamos ante el mejor juego.

cheestea_1stplace_ggj16

Came From The Dark nos lleva a un posible futuro, uno que tiene lugar en el muy lejano año 2222.  Año en el que una misteriosa y desconocida se está rápidamente expandiendo entre la población. Una vez contagiados, los enfermos quedan dormidos y entran en un bucle de infinitas pesadillas. Los científicos no saben cómo pararla o si existe forma alguna de hacerlo. El miedo de contagio también aumenta y la gente empieza a privarse del sueño. Entre toda la confusión un hombre conoce el ritual secreto para entrar en el mundo de los sueños de otros y luchar por salvarlos.

Debido a que nadie le cree se ve obligado a demostrar sus capacidades, por lo que se ve obligado a llevar a cabo su ritual y entrar en los sueños de sus pacientes y luchar a la fuente del mal. Nos transportaremos a nuestra personificación dentro del sueño, donde tendremos un mundo laberíntico generado de forma procedural y en el que habrá que enfrentarse a los peligros mientras destruimos todos los portales que residen en cada sueño.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hay que decir que el juego está realmente bien logrado, tiene un nivel de producción realmente alto y se siente muy retro, no por gráficos o jugabilidad, sino por dificultad. Huele a esa era de los 8-bits en los que había que ser un maestro ninja a los controles para conseguir llegar lejos, tras haberlo jugado largo y tendido he derramado sudor y lágrimas para llegar al cuarto sueño, en el que he muerto estrepitosamente. Una propuesta realmente divertida y con un factor de rejugabilidad fantástico.

Como de costumbre os dejo la caja de comentarios para que nos contéis lo que os ha parecido este juego ¿lo habéis probado? ¿qué os ha parecido? ¿crees que se ajusta a la temática propuesta? La temática está sustentada un poco con pinzas, ya que la única relación con el ritual es el hecho de romper los portales, pero aún así sólo puedo decir que echo en falta una puntuación para competir numéricamente con los compañeros. Si queréis probarlo podéis hacerlo desde la página del juego.

Espero que os haya gustado el artículo y nos vemos en el siguiente, ¡sed felices! ¡Adiós!