Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

FamiliarGameJam #4 Bogey Jam

¡Hola, vecinos del mundo! Estoy otra vez por aquí para enseñaros uno de los juegos que participó en la pasada Familiar Game Jam 4, evento cuyo objetivo es que los participantes desarrollen su juego en 48 horas en base a una temática inicial. Seguramente ya lo sepáis a estas alturas, pero os recuerdo de todas formas que en esta ocasión la idea del juego creado en estos dos frenéticos días tiene que estar inspirada en una película de la década de los 90. Un gran tema para una jam, eso de juntar el séptimo y el octavo arte en un mismo producto… ¡Han salido juegos muy interesantes!

El que es protagonista de este artículo lo firman Dani Lidón y Marc Estupiña como diseño del juego y programadores; Ana Trujillo y Carlos Díaz como diseñadores de arte; y Fran Romguer como responsable del sonido. Su esfuerzo conjunto es el que ha hecho posible que hoy os podamos estar hablando de Bogey Jam. Quizá este nombre no os resulte familiar de ninguna película de los 90, o puede que os cueste un rato caer en la referencia cinéfila que se está haciendo. Si es así, os dejo una pista:

foto1

La Navidad está próxima, muy próxima, y todos los niños están esperando recibir los regalos que tanto desean. Bueno, en realidad todos los niños no… ¿Recordáis a Barrel, uno de los secuaces de Bogeyman junto con Lock y Shock en ‘Pesadilla antes de Navidad’? Este personaje será nuestro protagonista en Bogey Jam (¡ahora sí está clara la referencia!) y el encargado de que los niños de la aldea de la Navidad tengan su particular pesadilla: van a recibir regalos, sí… pero no los que esperaban.

En cinco minutos, tendremos que conseguir que Barrel lleve a la aldea de la Navidad unos regalos muy particulares que vienen desde la aldea de Halloween. Ya os imagináis: calabazas, patitos de goma un tanto siniestros, paquetes con pinchos… Vamos, lo habitual. Para manejar a este chaval tan malintencionado contamos con las flechas de nuestro teclado y la E para coger y soltar los regalos; los controles son muy sencillos, aunque alguna que otra vez al hacer los saltos el personaje se ha quedado atascado.

Aparte de la temática, la organización de la Familiar Game Jam dio otras directrices; entre ellas, la condición de que el juego tuviese dos o más finales diferentes. En Bogey Jam solo he conseguido llegar a uno: antes de que se agote el tiempo, cuando llevo un número determinado de regalos siniestros entregados, me salta la pantalla de Game Over diciéndome que he conseguido arruinar la Navidad. Este final resulta un poco inesperado y aún no sé por qué se ha terminado el juego antes de que se agotase el tiempo, pero al menos sé que mis capacidades de Grinch están en auge.

Lo que más me ha llamado la atención de Bogey Jam ha sido su conjunto estético, ya no solo por los gráficos y las ambientaciones timburtonescas de las dos aldeas, sino también por el sonido: la melodía es diferente en cada una de las villas. Eso sí, mi favorita es la de la aldea de Halloween, ¡no os la perdáis!

Podéis jugar a Bogey Jam desde este enlace y comentarnos qué os parece. ¿Habéis logrado llegar a otro final diferente al mío? ¿Cuántos regalos de Halloween habéis entregado?

Jugad mucho y ¡hasta la próxima!