Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Adventure Jam Baba please don't eat me

¡Hola, vecinos del mundo! Hoy os traigo uno de los juegos que han participado en la Adventure Jam, el evento de creación de videojuegos de aventuras que ha ocupado dos semanas enteras a los desarrolladores. De todas formas, podéis leer más especificaciones en este artículo.

Quien protagoniza el artículo de hoy es uno de los juegos que más se parecía a una aventura de todos los que he probado. Al menos su desarrollador, skeletonbutts (nombre curioso cuanto menos) ha conseguido que la aventura que nos proponía me mantuviese enganchada al ordenador un rato. El aura que envuelve a Baba please don’t eat me es bastante siniestra, no sé si por los extraños ruidos que incrementan esta atmósfera macabra o por el hecho de que en todo momento tengo la sensación de que va a aparecer algo que me va a matar/comer.

foto1baba

Esta señora es Baba Yaga. Me he dado cuenta de que era mujer según escribía esto.

El protagonista del juego no es Baba Yaga, sino que éste personaje siniestro es el antagonista, el malo. El protagonista somos nosotros, ese chaval de sudadera azul con cara de no saber qué hace ahí ni cómo ha llegado. Pero debe de tener una ligera idea del panorama que tiene ante sí, porque su fin es preguntar algo importante a Baba Yaga… que resulta ser la persona que más odia las preguntas en todo el mundo. Dicho así, parece que no nos va a ir bien en nuestra aventura y que la desgracia está acechando detrás de cada objeto en el que hagamos click. No os preocupéis: hablando se entiende la gente.

Bueno, hablando se entiende la gente siempre que sepamos cómo hablar. Al principio Baba Yaga se alterará bastante al percatarse de nuestra presencia y querrá saber qué hacemos ahí, quién nos envía. Contestarle que queremos hacerle una pregunta y no nos iremos de ahí sin la respuesta no es que le haga mucha gracia… pero oh hai! Esta maléfica señora tiene problemas con su ordenador y si somos tan amables de echarle una mano, ella se pensará dos veces eso de comernos vivos. Tras cumplir satisfactoriamente con el problema de su conexión a Internet (nada complicado… cualquier técnico le habría cobrado setenta euros pero nosotros lo hacemos a cambio de nuestra vida; un trato justo) Baba Yaga decide usarnos de becarios y nos mandará ciertas tareas a realizar mientras ella está ausente. Y hasta aquí puedo leer, que no quiero desvelaros nada ni poneros el camino demasiado fácil. Solo diré que la muerte de nuestro amigo de azul está cerca y una mala contestación puede llevarnos al estómago de Baba.

Baba please don’t eat me es uno de los juegos que más se parecía a una aventura de los que he podido probar en esta Adventure Jam. Cuenta con varios finales que no os voy a destripar por si os apetece probarlo y el sonido es un elemento muy importante a la hora de sumergir al jugador en la atmósfera angustiosa que transmite la guarida de Baba Yaga. Los gráficos resultan un poco pobres para haber tenido dos semanas para trabajar en ellos, pero he admitir que prefiero unos gráficos como estos y una jugabilidad completa y funcional que unos gráficos maravillosos y una historia que no haya por dónde cogerla.

Podéis adentraros en la casa de Baba Yaga desde este enlace, aunque solo me ha funcionado en Firefox. Si preferís no jugar online también está disponible para descarga. ¿Qué os ha parecido la aventura en casa de Baba Yaga? ¿Os ha comido alguna vez? ¿Habéis logrado escapar de allí con vida?

Jugad mucho y ¡hasta la próxima!